Ser mujer Día de la Mujer Trabajadora 8 de marzo de 2019

Ser mujer, ser Andariega: ¡Primer feliz aniversario!

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.22″ fb_built=”1″ bb_built=”1″ _i=”0″ _address=”0″][et_pb_row _builder_version=”3.25″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat” _i=”0″ _address=”0.0″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.25″ custom_padding=”|||” _i=”0″ _address=”0.0.0″ custom_padding__hover=”|||”][et_pb_text _builder_version=”3.27.4″ _i=”0″ _address=”0.0.0.0″]

Si aún no la has leído, comienza por la primera parte de este artículo aquí.

Cleni, no sólo madre sino también abuela, vino de Venezuela a Ecuador hace no más de un año. Vino buscando una situación mejor a la que dejaba tras de sí en casa y se trajo consigo a su hijo Ricardo. Llegaron con las pilas bien puestas: Cleni emprendió montando su propia peluquería y Ricardo consiguió un trabajo agradable en el que aún aprende y disfruta cada día. El orgullo de ser mujer la llena cuando Cleni opina que por supuesto no es algo que se trate de un género, sino de una forma de vida; o más concretamente de una forma de:

[/et_pb_text][et_pb_testimonial author=”Cleni Cadena” job_title=”Peluquera” company_name=”desde Caracas, Venezuela” _builder_version=”3.20.1″ _i=”1″ _address=”0.0.0.1″]

[…] vivir cada día plenamente, cumplir con los compromisos familiares y sociales. Para mí [ser mujer] significa la permanencia de la raza humana en el planeta, con todo lo que ella implica. La mujer es lo que ha impedido que el hombre se destruya a sí mismo, es el regalo que jamás nadie pudo darme: […] ser hija, madre, abuela, esposa… una mujer emprendedora, la que siempre está  para los hijos, la que se alegra de sus logros, la que nunca se cansa. Tierna cuando la quieren y salvaje cuando la atacan. Yo estoy orgullosa de ser mujer y si volviera a nacer, me gustaría volver a nacer mujer.

[/et_pb_testimonial][et_pb_code _builder_version=”3.17.4″ locked=”off” _i=”2″ _address=”0.0.0.2″] style=”display:block; text-align:center;” data-ad-layout=”in-article” data-ad-format=”fluid” data-ad-client=”ca-pub-5126055126804485″ data-ad-slot=”9313612691″>[/et_pb_code][et_pb_text _builder_version=”3.27.4″ _i=”3″ _address=”0.0.0.3″]

Con veintipoquitos, Karla, ecuatoriana, salió recientemente de la universidad. También encontró un trabajo agradable… que si le subieran el sueldo lo sería, sin duda, mucho más. Karla es escritora y youtuber y actriz y cantante. En realidad, lo que se ponga, lo hace; sólo que aún está descubriendo de lo que es capaz y, por experiencia, yo sé que — más aún cuando se tiene tanto potencial — ésas cosas se llevan su tiempo. Desde su juventud, Karla opina que:

[/et_pb_text][et_pb_testimonial author=”Karla Cajas” job_title=”Escritora, actriz, cantante” company_name=”desde Quito, Pichincha, Ecuador” _builder_version=”3.20.1″ _i=”4″ _address=”0.0.0.4″]

Ser mujer es vivir en contradicción. Es ser fuerte como un arrebatador viento de invierno, pero ser vistas como una frágil brisa de verano. Es sentir el fuego de la ambición en tu interior pero tener miedo de sacarlo porque opacarías a otros. Es mirar a tu alrededor y ver un mundo de oportunidades, un mundo que por el momento no está completamente a tu alcance. Ser mujer es pelear, es aferrarse, es quejarse y reclamar… a pesar de hacerlo bajo la fría mirada de un mundo insensible. Pero todo vale la pena. Porque ser mujer es ser arte, es ser ciencia y [es] fuerza. Ser mujer es ser luz y oscuridad, es ser dureza y debilidad. Ser mujer es ser humanas… y yo no lo cambiaria por nada.

[/et_pb_testimonial][et_pb_code _builder_version=”3.17.4″ locked=”off” _i=”5″ _address=”0.0.0.5″] style=”display:block; text-align:center;” data-ad-layout=”in-article” data-ad-format=”fluid” data-ad-client=”ca-pub-5126055126804485″ data-ad-slot=”9313612691″>[/et_pb_code][et_pb_text _builder_version=”3.27.4″ _i=”6″ _address=”0.0.0.6″]

Otra mujer ecuatoriana y jovencísima es Estefy. Estefy es la alegría personificada. Hasta cuando está triste está alegre o está triste pero te contagia alegría y al final tú a ella o yo qué sé qué hace que siempre que nos vemos pasemos las mejores veladas de amigas. Con ella sonríes aunque no quieres y sacas el lado más malvado y más travieso de ti misma; ese que, conforme al dicho, dice:

[/et_pb_text][et_pb_testimonial author=”Mary Jane West aka Mae West” job_title=”Actriz, cantante, comediante, guionista y dramaturga estadounidense” company_name=”Bushwick, Brooklyn, Nueva York, 17 de agosto de 1893 — Hollywood, Los Ángeles, 22 de noviembre de 1980″ _builder_version=”3.20.1″ _i=”7″ _address=”0.0.0.7″]

«Cuando soy buena, soy buena; cuando soy mala, soy la mejor».

[/et_pb_testimonial][et_pb_text _builder_version=”3.27.4″ _i=”8″ _address=”0.0.0.8″]

Pues ésa que es Estefy, natural de Cuenca, provincia de Azuay, y muy, muy orgullosa de serlo, recuerda como:

[/et_pb_text][et_pb_testimonial author=”Estefy Arias” job_title=”Trabajadora pública” company_name=”desde Cuenca, Azuay, Ecuador” _builder_version=”3.20.1″ _i=”9″ _address=”0.0.0.9″]

A través de los años he borrado de mi vida la definición errónea que la sociedad tiene de la mujer, construyendo sobre mis propios sueños lo que puedo llegar a ser, en contraposición de una sociedad que siempre te va a juzgar; por ese viaje que hiciste sola, por el tatuaje que está en tu cuerpo, por cuántas parejas puedes tener a lo largo de tu vida, por siempre rodearte de hombres, por no vestir de rosa y por no pensar en casarte y tener hijos… o simplemente porque no eres la mujer que ha seguido el camino impuesto. Ser mujer, en esta sociedad es complicado, pero para mí ha sido cumplir a contracorriente mis sueños, dejar fluir sentimientos y permitir que diferentes pensamientos se apoderaran de mi mente. Me hago fuerte y me transformo para ser, tener y dar a quienes son y a quienes están.

[/et_pb_testimonial][et_pb_code _builder_version=”3.17.4″ locked=”off” _i=”10″ _address=”0.0.0.10″] style=”display:block; text-align:center;” data-ad-layout=”in-article” data-ad-format=”fluid” data-ad-client=”ca-pub-5126055126804485″ data-ad-slot=”9313612691″>[/et_pb_code][et_pb_text _builder_version=”3.27.4″ _i=”11″ _address=”0.0.0.11″]

Lorena Castillo es natural de Portoviejo, en la provincia de Manabí. Es mucho más que una superviviente nata. Es una amazona. Después del terremoto de 7,8 grados en la escala Richter de abril de 2016, viendo todo tan duramente erosionado a su alrededor, Lorena decidió «tirar del carro»; miró a su familia y se dijo a sí misma: «esto hay que sacarlo adelante». Ahora PicandoAndo, su emprendimiento, además de deleitar los paladares de muchos comensales, granjea beneficios, éxitos e incluso premios. A Lorena le encanta citar aquella polémica frase del premio Nobel William Golding:

[/et_pb_text][et_pb_testimonial author=”William Gerald Golding” job_title=”Premio Nobel de literatura en 1983, autor de «El señor de las moscas»” company_name=”Newquay, Cornualles, Reino Unido, 19 de septiembre de 191 — Perranaworthal, Cornualles, Reino Unido, 19 de junio de 1993″ _builder_version=”3.20.1″ _i=”12″ _address=”0.0.0.12″]

Creo que las mujeres están locas si pretenden ser iguales a los hombres. Son bastante superiores y siempre lo han sido. Cualquier cosa que des a una mujer, ella lo hará mejor. Si le das esperma, te dará un hijo. Si le das una casa, te dará un hogar. Si le das alimentos, te dará una comida. Si le das una sonrisa, te dará su corazón. Engrandece y multiplica cualquier cosa que le des.

[/et_pb_testimonial][et_pb_code _builder_version=”3.17.4″ locked=”off” _i=”13″ _address=”0.0.0.13″] style=”display:block; text-align:center;” data-ad-layout=”in-article” data-ad-format=”fluid” data-ad-client=”ca-pub-5126055126804485″ data-ad-slot=”9313612691″>[/et_pb_code][et_pb_text _builder_version=”3.27.4″ _i=”14″ _address=”0.0.0.14″]

Y continúa diciendo:

[/et_pb_text][et_pb_testimonial author=”Lorena Castillo” job_title=”Fundadora de PicandoAndo” company_name=”desde Portoviejo, Manabí, Ecuador” _builder_version=”3.20.1″ _i=”15″ _address=”0.0.0.15″]

Creo que define muy bien nuestro status en el planeta. Tenemos una fuerza de voluntad inquebrantable y cuando nos enfrentamos a la adversidad probamos que somos difíciles de doblegar. […] Nosotras tenemos algo único: […] amor y dedicación por nuestros semejantes. Cuando me quedé sin empleo a final del 2015 tuve la idea de vender ají. En ese momento, mi intención no iba más allá de llevar el diario a mi casa; ni siquiera pensaba en deudas u otros menesteres porque lo principal era mantener a los niños. Tres meses después de empezar llegó el terremoto y lo material se terminó en 58 segundos, mas no la idea. Dos semanas después de ese día alguien me daba la oportunidad de ofertar lo que elaboraba a un grupo de empresarios y fue allí, aquella noche que recibí la invitación donde la idea se fue puliendo, donde me permití soñar con más de vender un frasco de ají. […] Y fue así como, de a poquito y con mucho esfuerzo y dedicación, con días malos y otros muy buenos, no baje ni bajo los brazos y veo en cada amanecer la oportunidad de crecer como emprendedora, de mejorar aún más la meta final. La clave está en creer en nosotras y en permitirnos expresar a través de lo que mejor hagamos lo que tenemos dentro. Las oportunidades para salir adelante están frente a nosotras, no necesitamos mucho más de lo que ya  tenemos, solo debemos decidir empezar el resto viene por añadidura.

[/et_pb_testimonial][et_pb_cta title=”¿Quieres seguir conociendo opiniones de otras andariegas al respecto de lo que ser mujer es para ellas?” button_url=”https://andariegamagazine.com/ser-mujer-ser-andariega-primer-feliz-aniversario-3/” button_text=”¡Continúa a la 3ª parte!” _builder_version=”3.20.1″ background_color=”#0993a3″ button_alignment=”center” _i=”16″ _address=”0.0.0.16″][/et_pb_cta][et_pb_code _builder_version=”3.17.4″ locked=”off” _i=”17″ _address=”0.0.0.17″] style=”display:block; text-align:center;” data-ad-layout=”in-article” data-ad-format=”fluid” data-ad-client=”ca-pub-5126055126804485″ data-ad-slot=”9313612691″>[/et_pb_code][et_pb_post_slider posts_number=”12″ include_categories=”137″ orderby=”rand” more_text=”¡Leer más!” excerpt_length=”140″ show_meta=”off” use_text_overlay=”on” text_overlay_color=”rgba(60,191,195,0.5)” text_border_radius=”5″ _builder_version=”3.21.2″ header_level=”h4″ header_font=”|||||on|||” header_font_size=”18″ body_text_align=”center” body_font_size=”12″ custom_button=”on” button_use_icon=”off” button_alignment=”center” custom_margin=”0px||25px|” custom_padding=”0px||75px|” auto=”on” auto_speed=”10000″ z_index_tablet=”500″ header_text_shadow_style=”preset1″ header_text_shadow_horizontal_length=”0.1em” saved_tabs=”all” locked=”off” _i=”18″ _address=”0.0.0.18″]
[/et_pb_post_slider][et_pb_button button_url=”https://andariegamagazine.com” button_text=”Volver al inicio” button_alignment=”center” _builder_version=”3.28″ _i=”17″ _address=”0.0.0.17″ locked=”off”][/et_pb_button][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

related

¿La solidaridad femenina existe?

¿Esiste la solidaridad femenina? Eso mismo se pregunta Mª Isabel Cisneros en este artículo de Andariega Magazine. ¡Conoce la respuesta!

María Isabel Cisneros

Independencia femenina: la meta

Con los años, como persona y mujer que soy, he aprendido de muchos de los errores que he cometido y de las experiencias que he vivido.

Editor’s Pick

Most Comment

Trending

Sobre la autora

Dana K.

Dana K.

Creedme cuando os digo que desde luego soy una Andariega... pero quizás no del tipo que esperaríais... Qué suspense, ¿verdad? Llamadlo «crisis de alguna edad»... En fin, ¿queréis saber más de mí? Yo también, la verdad; y es que estoy empezando a conocerme. ¿Me acompañáis en la aventura?

Get The Latest

Photos

subscribe to our newsletter

i expressly agree to receive the newsletter and know that i can easily unsubscribe at any time