Ocean's Eight

Ocean’s Eight: ¿Puro empoderamiento femenino?

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.16.1″]

Ocean’s Eight: ¡Por fin en los cines!

Uno de los estrenos más esperados del verano fue el de «Ocean’s Eight», el spin-off de la «saga Ocean’s» que ha causado mucho revuelo, principalmente por atreverse a remover las bases de los guiones centrados en la masculinidad y ser protagonizada por un elenco coral de actrices, lo que puede ser visto como un síntoma de los cambios que se han dado en Hollywood orientados hacia el empoderamiento femenino.

Un dato interesante es que el guión de «Ocean’s Eight» no es una historia creada para esta película de forma completamente original. En cambio, sostiene su argumento en la trilogía de Steven Soderbergh, estrenada entre 2001 y 2007. Esta trilogía es un punto de referencia para las películas de atracos y robos de cuello blanco; el estilacho elegante, juguetón y glamoroso que tan bien combina con la media sonrisa de George Clooney se convirtió en la firma de esta saga.

Y fue tal el impacto que luego de ella los robos violentos pasaron a ser de mal gusto.

Pero la historia tampoco es una idea original de Soderbergh, sino que este reutilizó el argumento de la película homónima de 1960, protagonizada por el popular «Rat Pack», un grupo de artistas de élite de la época entre los que se contaban nombres del calibre de Frank Sinatra y Dean Martin.

Todas estas películas que fueron protagonizadas por hombres poderosos y atractivos resultan una declaración de masculinidad traída directamente desde 1960.

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=”3.16.1″]

Ocean’s Eight: Y (parece que) las mujeres tomaron el poder

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.15″ src=”https://andariegamagazine.com/wp-content/uploads/2018/09/oceans-eight-elenco.jpg” /][et_pb_code _builder_version=”3.16.1″ link_option_url_new_window=”on”]<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script><!– [et_pb_line_break_holder] –><ins class=”adsbygoogle”<!– [et_pb_line_break_holder] –> style=”display:block; text-align:center;”<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-layout=”in-article”<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-format=”fluid”<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-client=”ca-pub-5126055126804485″<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-slot=”9313612691″></ins><!– [et_pb_line_break_holder] –><script><!– [et_pb_line_break_holder] –> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});<!– [et_pb_line_break_holder] –></script>[/et_pb_code][et_pb_text _builder_version=”3.16.1″]

Precisamente por eso me parece una idea genial utilizar esta trama y convertirla en una historia de mujeres asumiendo el control. Es una jugada arriesgada movida muy atrevida y que sin duda coincide con el movimiento de empoderamiento femenino que inició el año pasado a raíz de la enorme cantidad de acusaciones de acoso sexual hacia mujeres en la industria.

Estos escándalos han cambiado radicalmente el panorama de Hollywood y han promovido la creación organizaciones que van en defensa de la mujer, entre las que resalta el movimiento  «times’s up». En este contexto vemos que  «Ocean’s Eight» representa a la mujer tomando terrenos que antes sólo le pertenecían al hombre, así que quizá ésta es una de las señales que indica que Hollywood realmente está cambiando.

O quizá no.

En apariencia esta película es ideal para representar esta ola de empoderamiento: si lo piensas, la publicidad es perfecta, son actrices fuertes de Hollywood que se apropian de una película masculina. ¿Cómo negar la declaración de poder femenino que se está dando?

Pues, para empezar, es cierto que la película la protagonizan mujeres empoderadas y rudas, pero siguen siendo el estereotipo de la mujer perfecta: su maquillaje no se corre, pueden correr en tacones, toda su ropa es exquisita, tienen dinero aunque no sabemos de dónde sale y a pesar del trabajo que representa planificar robos a todas les da tiempo de pasar un par de horas a diario en el gimnasio y cuidar lo que comen.

[/et_pb_text][et_pb_text _builder_version=”3.16.1″]

Ocean’s Eight y los pecados de Hollywood

Esto es parte de la cuestión porque Hollywood descubrió que las mujeres reales no venden tanto como las mujeres perfectas. Por supuesto, todos vamos al cine a que nos mientan, para ver la realidad basta con sentarse en un parque. Pero el problema radica en que se está promoviendo la idea de que la mujer empoderada es la mujer que luce perfecta.

Si se está buscando cambiar el discurso de la industria se deben cambiar también los paradigmas de género y dejar de crear estereotipos imposibles de alcanzar. La mujer ideal no es la mujer que luce perfecta, sino la mujer que es real. ¿Qué tal si promovemos ese estereotipo?

Aún así no veo esto como el mayor pecado. Creo que peor aún para la figura de la mujer es la trama del ex-amante. A nivel de guión considero que es una torpeza forzada e innecesaria. Y como mujer me enoja que los guionistas decidieran darle a la protagonista central un objetivo principal tan frívolo como vengarse de un ex-amante — que además es increíblemente atractivo y tiene acento inglés.

Aquí es donde el estereotipo de la mujer que luce perfecta se alimenta del de la mujer vengativa que nunca le dejará pasar una al hombre, la mujer que no es capaz de perdonar, la mujer que responsabiliza a otros por sus errores. Aquí es donde la distorsión de la mujer va más allá del aspecto físico y nos convierte en unas arpías.

Esto me molesta especialmente porque en las películas anteriores no sintieron la necesidad de convertir una amante en el objetivo principal del protagonista. De hecho, Julia Roberts fingía el rol de la acompañante que aparenta ser ruda pero que al final tolera y alcahuetea todo lo que Clooney hace.

Pero entonces, ¿Ocean’s Eight es empoderamiento femenino?

Con estos dos pecados, «Ocean’s Eight» demuestra que no está orientada a ser una historia de empoderamiento femenino. La película no es consistente con esa afirmación.

De hecho, la producción inició en 2015, así que la idea es previa a toda la ola del «time’s up» y el concepto del elenco de mujeres no estuvo nunca inspirado en el empoderamiento femenino ni se tuvo la intención de promover el respeto hacia el rol de la mujer en la sociedad.

De hecho, las únicas «empoderadas» en el film son las actrices, puesto que a excepción de una guionista y la montadora, la maquinaria detrás de cámaras está movida por hombres. Que la película estuviese lista en esta época con esta ebullición de poder femenino fue una «feliz coincidencia» y una buena oportunidad para el mercadeo.

[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=”3.16.1″ link_option_url_new_window=”on”]<script async src=”//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js”></script><!– [et_pb_line_break_holder] –><ins class=”adsbygoogle”<!– [et_pb_line_break_holder] –> style=”display:block; text-align:center;”<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-layout=”in-article”<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-format=”fluid”<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-client=”ca-pub-5126055126804485″<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-slot=”9313612691″></ins><!– [et_pb_line_break_holder] –><script><!– [et_pb_line_break_holder] –> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});<!– [et_pb_line_break_holder] –></script>[/et_pb_code][et_pb_text _builder_version=”3.16.1″]

Ocean’s Eight: ni sí ni no ni todo lo contrario

La industria ha decidió abordar la ola del empoderamiento femenino reciclando historias con actrices femeninas en roles que eran masculinos, como sucedió hace un par de años con «Las Cazafantasmas».

La verdad es que en este momento no hay cambios en la industria cinematográfica ni se han planteado soluciones reales y prácticas. Las mujeres siguen cobrando menos en promedio, las películas no promueven una imagen sana de la mujer, la figura femenina es utilizada sexualmente, no existe igualdad de oportunidades ni estamos ocupando cargos de poder en la industria.

Virtualmente hay cambios, pero tras la fachada no ha pasado nada. Empezaré a creer en el empoderamiento femenino dentro de la industria cuando una directora gane un Óscar o cuando se haga una película en la que los jefes de áreas sean mujeres o cuando la industria se dé cuenta de que no es necesario reciclar las tramas para darle un espacio a la mujer.

Porque el universo femenino es complejo y capaz de crear sus propias historias. — AC/DK

[/et_pb_text][et_pb_video _builder_version=”3.15″ src=”https://www.youtube.com/watch?v=MFWF9dU5Zc0″ /][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

related

¿La solidaridad femenina existe?

¿Esiste la solidaridad femenina? Eso mismo se pregunta Mª Isabel Cisneros en este artículo de Andariega Magazine. ¡Conoce la respuesta!

María Isabel Cisneros

Independencia femenina: la meta

Con los años, como persona y mujer que soy, he aprendido de muchos de los errores que he cometido y de las experiencias que he vivido.

Editor’s Pick

Most Comment

Trending

Sobre la autora

Adri Canelón

Adri Canelón

En las biografías se deben colocar cosas realmente importantes, así que aquí voy: prefiero el helado de chocolate, siempre. Entiendo el cine como una de forma asumir la vida. No podría elegir entre perros y gatos. Soy Team pizza hawaiana. Mi mantra es «el mar lo cura todo». Y tengo somniloquía. Aparte de eso vale decir que soy venezolana, costeña y escritora.

Get The Latest

Photos

subscribe to our newsletter

i expressly agree to receive the newsletter and know that i can easily unsubscribe at any time