Polvo del olvido,
fragancia de un ayer,
me recuerdan aquel atardecer
de abrojos ya vividos…

Lluvia de sueños
¿Acaso regresarás en el invierno;
mojando con desvelo,
la paz de mí silencio?

Parece mentira que ya no seas parte de mi vida

parece mentira que mi alma quede tan vacía,

y es que en mis versos te encuentro sin querer,

como un déjà vu sin descenso en mi poesía.

Para olvidarte escribo sin descanso,

para huir de ti viajo por nuevos senderos,

para exiliarte de mi vida en el sollozo duermo,

mientras encajo en este mundo hipócrita y tan perverso…