La caja tambora

La caja tambora: instrumento montubio

[et_pb_section fb_built=”1″ _builder_version=”3.28″ fb_built=”1″ _i=”0″ _address=”0″][et_pb_row _builder_version=”3.28″ _i=”0″ _address=”0.0″][et_pb_column type=”4_4″ _builder_version=”3.28″ _i=”0″ _address=”0.0.0″][et_pb_text admin_label=”La caja tambora: un instrumento montubio” _builder_version=”3.29.3″ hover_enabled=”0″ _i=”0″ _address=”0.0.0.0″]

La caja tambora: un instrumento montubio

Su nombre es Luis Andres Macías y hoy viene a presentarnos su caja tambora. Es economista y licenciado en pedagogía musical. De familia de músicos, nos habla ahora con 17 años de trayectoria en el mundo de la música, en el que se inicio precisamente tocando en orquestas de sus familiares. Muy temprano, a Luis Andrés le interesó la música cubana y el flamenco, intereses que luego le llevaron al estudio del jazz y de la bossanova. Pero ahora, como él mismo afirma: «Estoy haciendo mi música; lo de mi […] Quiero salir a cualquier parte del mundo a mostrar mi música, [la] de la cultura montubia de la costa ecuatoriana».

Ya en otra ocasión, Luis Andrés también versó a Andariega al respecto de las diferentes manifestaciones y peculiaridades de cada una de éstas de la música de la cultura montubia. Hoy nos habla de la caja tambora, un instrumento 100% montubio, fruto de una creatividad ya probada no sólo en el ámbito musical y resultado de un proyecto de innovación que ha desarrollado junto a Gonzalo Zambrano, un luthier también mantense, como lo es Luis Andrés.

[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=”3.17.4″ locked=”off” _i=”1″ _address=”0.0.0.1″] style=”display:block; text-align:center;” data-ad-layout=”in-article” data-ad-format=”fluid” data-ad-client=”ca-pub-5126055126804485″ data-ad-slot=”9313612691″>[/et_pb_code][et_pb_text admin_label=”¿Qué es la caja tambora?” _builder_version=”3.28″ _i=”2″ _address=”0.0.0.2″]

¿Qué es la caja tambora?

La caja tambora es un instrumento musical diseñado a base de maderas típicas de la provincia de Manabí, como la teca y la caña guadua, aunque también tiene pino, que no es característico de aquí. Es un instrumento idiófono que, a diferencia de los membranófonos, no tiene ningún tipo de membranas (cuero, parches). Es su propio cuerpo de madera el que se presta para crear su sonoridad. Tiene forma octagonal y es una fusión de dos instrumentos típicos de la música latina: la tambora dominicana — para tocar merengue — y el cajón peruano o el cajón flamenco español.

La caja tambora tiene dos lados: con la mano derecha podemos recrear sonidos idiófonos, similares a los sonidos membranófonos. Podemos recrear los sonidos de la tambora y los efectos que produce el tamborero con la mano, como el slap, el golpe abierto, etcétera. Esta sonoridad es propia de nuestra cultura: la madera, la caña, la costa. En el lado izquierdo, la caja tambora tiene una cimbra hecha de cuerdas de guitarra por su parte interna, que es lo que le permite la sonoridad aguda, al puro estilo de un redoblante. Por último tiene una parte pensada para sonar como el cencerro plástico típico de los timbales como forma de crear una sonoridad con la que poder llevar la clave, por así decirlo.

Ahora estamos construyendo más instrumentos: por ejemplo, un bajo acústico — con esta misma forma octogonal y con unas cuerdas especiales — y un quinto.

Para concebir la caja tambora, pensamos en fusionar dos instrumentos en uno y en hacerlo con materiales de nuestra cultura, de nuestro campo. Eso es lo que le da la autenticidad a este instrumento y a este proyecto: hecho con maderas de nuestra región y con influencias obviamente) costeñas, porque somos costeños, es algo de lo cual no nos podemos desligar. Como músico costeño no pretendería hacer canciones de carácter andino porque debo sonar a costa. Soy de la costa.

Las células rítmicas que se han escrito para este instrumento son las características de la música montubia: dos tiempos que incluyen un saltillo en el primero y dos corcheas en el segundo. Esa célula rítmica es parte de sonidos modernos como, por ejemplo, el reggaeton.

[/et_pb_text][et_pb_code _builder_version=”3.17.4″ locked=”off” _i=”3″ _address=”0.0.0.3″] style=”display:block; text-align:center;” data-ad-layout=”in-article” data-ad-format=”fluid” data-ad-client=”ca-pub-5126055126804485″ data-ad-slot=”9313612691″>[/et_pb_code][et_pb_text admin_label=”¿Por qué os decidisteis por un diseño octogonal?” _builder_version=”3.28″ _i=”4″ _address=”0.0.0.4″]

¿Por qué os decidisteis por un diseño octogonal?

La razón principal tiene que ver con la métrica del amorfino, un tipo de composición puramente montubia que se escribe en versos octosílabos (de ocho sílabas). Pensamos en un principio en hacerlo con forma cilíndrica, pero además de que quisimos darle un valor mucho más montubio, no queríamos que se pareciera a otros instrumentos como, por ejemplo, la tambora dominicana. Además, la caja tambora se toca sosteniendo el instrumento sobre el regazo, por lo que de ser cilíndrica podría rodar hacia abajo al momento de la ejecución.

La caja tambora es un instrumento muy variado que tiene un estudio científico detrás de su desarrollo. Lo construí con mi compañero Gonzalo Zambrano, un experto luthier de aquí de Manta. El estudio cuál debía ser la estructura exacta del instrumento para que sonara como queríamos que sonase. Si cambiásemos su diseño a algo diferente, por ejemplo hexagonal, la caja tendría un sonido más grave por la que sería su física.

Por último, yo no intervine en la parte estética. El diseño es de Gonzalo, yo sólo me preocupé por la sonoridad.

Le agradecemos a Luis Andrés su hospitalidad, pero no sin irnos antes de que nos demuestre cómo suena una verdadera caja montubia.

.- DK.

[/et_pb_text][et_pb_video src=”https://www.youtube.com/watch?v=4lcBXx_m5K0″ thumbnail_overlay_color=”rgba(0,0,0,0.6)” _builder_version=”3.28″ _i=”5″ _address=”0.0.0.5″][/et_pb_video][et_pb_post_slider posts_number=”12″ include_categories=”137″ orderby=”rand” more_text=”¡Leer más!” excerpt_length=”140″ show_meta=”off” use_text_overlay=”on” text_overlay_color=”rgba(60,191,195,0.5)” text_border_radius=”5″ admin_label=”Post Slider” _builder_version=”3.21.2″ header_level=”h4″ header_font=”|||||on|||” header_font_size=”18″ body_text_align=”center” body_font_size=”12″ custom_button=”on” button_use_icon=”off” button_alignment=”center” custom_margin=”0px||25px|” custom_padding=”0px||75px|” auto=”on” auto_speed=”10000″ z_index_tablet=”500″ header_text_shadow_style=”preset1″ header_text_shadow_horizontal_length=”0.1em” saved_tabs=”all” locked=”off” _i=”6″ _address=”0.0.0.6″]
[/et_pb_post_slider][et_pb_button button_url=”https://www.andariegamagazine.com” button_text=”Volver al inicio” button_alignment=”center” button_text_phone=”Inicio” button_text_last_edited=”on|phone” _builder_version=”3.28″ _i=”7″ _address=”0.0.0.7″][/et_pb_button][et_pb_code _builder_version=”3.17.4″ locked=”off” _i=”8″ _address=”0.0.0.8″] style=”display:block; text-align:center;” data-ad-layout=”in-article” data-ad-format=”fluid” data-ad-client=”ca-pub-5126055126804485″ data-ad-slot=”9313612691″>[/et_pb_code][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

related

¿La solidaridad femenina existe?

¿Esiste la solidaridad femenina? Eso mismo se pregunta Mª Isabel Cisneros en este artículo de Andariega Magazine. ¡Conoce la respuesta!

María Isabel Cisneros

Independencia femenina: la meta

Con los años, como persona y mujer que soy, he aprendido de muchos de los errores que he cometido y de las experiencias que he vivido.

Editor’s Pick

Most Comment

Trending

Sobre la autora

Dana K.

Dana K.

Creedme cuando os digo que desde luego soy una Andariega... pero quizás no del tipo que esperaríais... Qué suspense, ¿verdad? Llamadlo «crisis de alguna edad»... En fin, ¿queréis saber más de mí? Yo también, la verdad; y es que estoy empezando a conocerme. ¿Me acompañáis en la aventura?

Get The Latest

Photos

subscribe to our newsletter

i expressly agree to receive the newsletter and know that i can easily unsubscribe at any time