En estos tiempos en los que mucho se habla del empoderamiento femenino como parte del proceso de desarrollo de igualdad paritaria de derechos — los mismos para el hombre que para la mujer —, yo me pregunto:

¿Qué carajos es esto del empoderamiento femenino?

De acuerdo al Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia Española en su única edición de 2005, empoderar(se) es un:

Calco del inglés «to empower», que se emplea en textos de sociología política con el sentido de ‘conceder poder [a un colectivo desfavorecido socioeconómicamente] para que, mediante su autogestión, mejore sus condiciones de vida’. […] El sustantivo correspondiente es empoderamiento (del ingl. empowerment). […] El verbo empoderar ya existía en español como variante desusada de apoderar. Su resucitación con este nuevo sentido tiene la ventaja, sobre apoderar, de usarse hoy únicamente con este significado específico.

Diccionario Panhispánico de Dudas 2005

Real Academia Española de la Lengua

Así que el empoderamiento femenino tiene que ser algo así como:

Alguien a quien estamos, por tanto, concediendo autoridad — una figura obviamente androcéntrica, patriarcal y heterocrática — está  admitiendo como cierto nuestras cualidades y condiciones como sus iguales, lo que ciertamente nos lleva a definirnos como un colectivo socioeconómicamente desfavorecido que no ha tenido la posibilidad de autogestionarse, posibilidad que ahora reclama para sí, con el fin de mejorar sus condiciones de vida.

¿Y tú, andariega? ¿Qué lugar ocupas en esto del empoderamiento femenino? ¿Cómo sientes que está el mundo últimamente? ¿Hemos ganado terreno? ¿Sigue existiendo una lucha?

Tengo aún muchas preguntas que hacerme al respecto; pero teniendo la definición más clara, me puse a pensar.

Si una mujer ya no siente que pertenece a un colectivo desfavorecido porque a través de la gestión de su propia vida ha visto las condiciones de ésta mejorar, supongo que ha sido empoderada; se encuentra empoderada. ¿Y cuáles son los rasgos que generalmente definen a esta clase de mujeres?

El mal aspecto de Johnny Depp

Johnny Depp sorprende por su mal aspecto en unas fotos publicadas en redes sociales hace pocas horas. Johnny Depp, de gira con su banda The Hollywood Vampires, dio recientemente un concierto en San Petersburgo en el que parecía encontrarse en un estado mucho mejor al mostrado por las recientes fotos.

Disney Live Action: el futuro de Disney

Disney Live Action, el futuro de la mayor productora del mundo, trae un 2018 cargado de sorpresas que no te vas a querer perder. ¡Conócelas!

Lara Croft: la mujer en los videojuegos

Lara Croft, probablemente la heroína que permitió el acceso de la mujer en los videojuegos, se merecía un homenaje como éste. ¡En Andariega Magazine, claro!

El sombrero de paja toquilla de Ecuador en el último vídeo de LODVG

«Esa chica», de La Oreja de Van Gogh ya tiene vídeo y cuenta con un invitado especial: el sombrero de paja toquilla de Ecuador.

Tu refugio

Siempre seré tu manso refugio de paz. Tendrás mis brazos para cobijarte. Tendrás mis piernas para apoyarte. Tendrás mis pies para guiarte....

La mujer en los videojuegos: «Mujeres+videojuegos»

En 2015, Marina Amores estrenó «Mujeres+videojuegos», que describe la figura de la mujer en los videojuegos y en su industria. ¡El documental en Andariega!

Mi Déjà vu

Para olvidarte escribo sin descanso…

Conciertos: cinco estupideces que no puedes dejar de hacer en ellos

Éstas son cinco cosas que seguro has hecho, por tonta que sepas que son, al momento de disfrutar a un concierto. Y si no lo has hecho… bueno, ¡quizás sea hora de que te plantees si realmente has disfrutado de esos conciertos!

El invierno viene y… ¿Aún no has visto juego de tronos?

¿Andariega eres uno de los pocos seres humanos de este mundo que aún no ha visto juego de tronos? Este post es para ti,...

12 libros eróticos: Mas alla de las 50 Sombras de Grey

En los últimos años se ha desatado una locura por la literatura erótica. Toda dicha revolución, bien sabemos, la ha armado...

Ocean’s Eight: ¿Puro empoderamiento femenino?

«Ocean’s Eight» parece que arrasa como parte de la ola del empoderamiento femenino surgida en la industria musical y cinematográfica el año pasado. ¿Será verdad?

«Historia del Ojo», de Georges Bataille

«Historia del Ojo», de Georges Bataille está considerada una obra maestra de la literatura erótica por su prosa surrealista, en la que el escritor deja ver sus preocupaciones y visiones sobre la vida, la muerte, la religión y la actitud desinhibida y libidinosa del ser humano.

Los cinco rasgos que definen a la mujer empoderada

1.- Evita las excusas y no se centra en los problemas…

…sino que ahoga las quejas en cada solución que encuentra: es una luchadora.

La mujer empoderada sabe que en este mundo, no sólo ella, sino que nadie lo tiene verdaderamente fácil. Por eso, de hecho, es que la mujer empoderada se pregunta si la necesidad de ser empoderamiento no será alguna suerte de victimismo que no supone sino una losa que arrastrar cuando más arrea la batalla.  La mujer empoderada cuelga siempre al cuello los guantes de boxeo, por si acaso; mejor tenerlos a mano cuando se los necesite que necesitarlos y no tenerlos.

Una mujer empoderada tomará cada obstáculos como una nueva oportunidad  para demostrar su fuerza, su capacidad, su resiliencia. Una mujer empoderada no pierde el tiempo ni la energía en nada salvo en la toma de decisiones y acciones necesarias para salvar cada nuevo obstáculo.

2.- Sigue sus instintos

Precisamente, una mujer empoderada sabe que todo no se trata de recibir — derechos, poder, autoridad… —. Que la mujer, precisamente, tiene ciertos instintos protectores y provisores; y que escuchándolos y poniéndolos en práctica también demuestran el alcance de su empoderamiento.

Esa mujer empoderada, por tanto, ayudará a los demás sin contemplaciones de ningún tipo, reconociendo las oportunidades que todos tenemos de crecer y proveerá guía y ayuda a ese crecimiento. Porque así es la mujer empoderada.

3.- No ve al resto como a su competencia

Y es que la mujer empoderada sabe de dónde viene. Que, como decíamos antes, es una luchadora; y que, como luchadora, ha luchado durante todo el camino que le ha llevado hasta el empoderamiento del que disfruta ahora. Y no olvida, por tanto, que todos venimos de algún sitio y que todos hemos tenido nuestras batallas. La mujer que está empoderada no reconoce la vida como un campo de batalla y, aún más importante, es capaz de ponerse en los zapatos del otro y entender cuál ha sido — y cuál es — las batallas que ha atravesado esa otra persona.

Y a pesar de que sabe que la vida es una constante batalla sabe que no todos son el enemigo, que no hay que confiarse, pero que hay que saber reunir aliados; que nadie es superior a nadie y que en cualquier momento llueven bombas en formas de sorpresa, que son las que depara la vida y para las que una nunca puede estar del todo preparada. Si bien, por supuesto, la mujer empoderada está segura de sus capacidades y sabe que logrará lo que se proponga y conseguirá todo para lo que esté lista a enfrentar.

4.- Está siempre enfocada en sus metas

La mujer ya empoderada sabe que es dueña absoluta de su espacio y de su tiempo. Ella decide con quien comparte el primero y sobre lo invaluable del segundo. Por eso no lo pierde metiéndose en asuntos que no son los que abarque ese mismo espacio; su espacio.

Para la mujer empoderada, meterse en la vida y en los asuntos de los demás en lugar de estar pendiente de los suyos propios — y mucho menos ejercitar críticas al respecto de las decisiones ajenas — es nada salvo perder el tiempo. Diferente sea que estas críticas — «consejos» los llaman mis amigas — sean solicitadas, en cuyo caso la mujer emprendedora evita nada que no sea constructivo como evita las excusas, las quejas o centrarse en los problemas en lugar de en las soluciones para salvarlos.

El tiempo de una mujer empoderada es más valioso que el oro. Por ello sólo lo  invierte en sus metas y objetivos, siempre enfocada en el itinerario que ella misma se ha trazado para perseguir ese camino al que llaman felicidad; y es que sabe que sólo con trabajo y dedicación logrará alcanzarlas todas.

5.- Deja huella en la vida de los que se cruzan con ella

El poder que emana una mujer empoderada es, sin lugar a dudas, su arma más poderosa. Ese aura de decisión, coraje, valentía, bondad, resolución, determinación, sabiduría, paciencia… Tiene algo que… inspira. Una mujer empoderada inspira, tan sencillo como eso. Sin proponérselo deja huella en la vida de los que se cruzan con ella. Una huella que, además, se extiende en ondas expansivas rebotando de aquellos a quienes ha marcado a otros que, de seguro, convertirán esa inspiración en su propio empoderamiento.