Obra de teatro

Enriqueta Paredes, felizmente casada con Fabricio…

Bueno felizmente hasta que un día en la mañana, frente al espejo descubre que le han salido dos chibolos en la frente. Lo que no hace, sino llevarla a la reflexión más lógica: su marido le ha puesto los cachos.

Noticia de la cual, acto seguido, Enriqueta luego de pelearse con su marido, abandona su casa y emprende un viaje largo hasta el parque de al frente. Donde desarreglada y en pijama planea su dulce, dulce venganza, mientras espera con gran paciencia y esperanza que su amiga, por fin le responda el teléfono para rescatarla.

Llegando entre una plática consigo misma a la conclusión de que no hay mejor manera de vengarse de su marido que organizarse una «Despedida de Casada».

«Despedida de Casada», comedia de teatro de Ramón Serrano, protagonizada por Ana María Balarezo.

¡Obra que sin duda no te la puedes perder!

Si eres mujer de seguro te sentirás identificada con la fértil mente que tenemos las féminas en cuanto a imaginarnos toda una película sin saber realmente qué ha pasado. Y sobre todo  a la creatividad que nos invade cuando de vengarse se trata.

Por otro lado, si eres hombre mucho menos puedes dejar de cautivarte con las locuras de Enriqueta. Sentirse identificado con situaciones similares de la vida en pareja. Y hasta de pronto podrás llegar a medio entender cómo pensamos las mujeres. Medio entender porque la verdad es que ni nosotras mismas lo hacemos. Tal vez hasta puedas salvarte de sufrir un destino parecido al que le depara ahora al pobre de Fabricio. 

Pero… ¿Qué es una despedida de casada?

De seguro algo que nunca has escuchado jamás y que te trae cierto grado de curiosidad, y que tal vez luego de mirar la obra no te parezca una idea tan descabellada del todo, ¿o sí?

Siéntete identificada si conoces lo que es la «Mamitis aguda», o peor aún el «Mi hijito es un Saaanto». Disfruta de una velada entre risas y carcajadas donde de seguro terminas comparando cualquier situación con algún conocido o incluso con contigo misma, pero recuerda que es solo mera coincidencia ¡no vayas a terminar organizando tu propia «Despedida de Casada»!.