Expectativa Vs. Realidad: Carnaval en Ambato

Este 2018 decidí que quería disfrutar del famoso — al menos en Ecuador — Desfile de las Flores y las Frutas de Ambato. Así que planifiqué para irme el domingo 11 de febrero en viaje de ida y vuelta en el día desde Quito, mi residencia actual, de la que Ambato no se suponía que habría de distar más de dos horas de trayecto.

Como el desfile, se suponía, debía empezar a las 9, me desperté muy temprano y para las 7:15 de la mañana ya estaba rumbo a Ambato.

Primera cosa que no salió como la había planificado fue llegar a las 9 a Ambato, pues por el tráfico de estos días y el hecho de que los buses paran mucho en el camino, el viaje duró mas de dos horas, así que llegamos a Ambato a las 10.

Pero como soy la reina del optimismo, me dije: «¡Sólo hemos perdido una hora! ¡Busquemos la calle donde termina el desfile y veámoslo todo! Sólo que no contaba con paredes de seres humanos en cada una de las bocacalles que daban a la calle principal por la que el desfile transcurría. Así que lo único que podía ver era la espalda de la gente en las tribunas o la de los que habían optado por comprar los bancos que muy convenientemente vendían en dos dólares para que, retrepados a ellos pudieras tratar de ver algo…

Después de aproximadamente dos horas caminando en busca de un huequito desde el que ver el desfile, decidimos que ya lo habíamos intentado lo suficiente y que íbamos a disfrutar de todo lo demás que nos ofrecía Ambato; porque eso sí, no vimos el desfile pero descubrimos otras atractivos muy divertidos de Ambato.

Más allá del desfile

Una vez hechos al dolor de que no veríamos el desfile, nos decidimos a caminar por Ambato y descubrir cosas que no habíamos planificado ver.

Si eres de los que gustas de caminar como yo, puedes darte un recorrido por las plazas y centros culturales, en todos encontrarás increíbles decoraciones de flores y frutas. Hermosas creaciones ya sea con luces y papeles coloridos o, igual que en el desfile, con flores y frutas naturales. Así, recorrer las calles de Ambato — sobre todo en el centro cultural — se hace muy entretenido, pues muchas de las casas cuentan con decoración de flores en sus balcones o fachadas.

Otra opción son las ferias artesanales que se montan en la ciudad, donde podrás encontrar desde dulces artesanales hasta ropa, zapatos, etc. Son muy convenientes, dado que son ferias donde compras directo a los fabricantes de diferentes productos.

Otra opción es visitar los museos. Las casas natales de dos personalidades muy conocidas en la historia de Ecuador como son la Casa-Museo de Juan Montalvo y la casa de Juan León Mera. Y los centros culturales de la ciudad. Casi siempre estos forman parte del circuito de las flores donde podrás ver hermosas obras de arte hechas con ellas.

Si lo que quieres es celebrar carnaval como Dios manda — al menos en Ambato — debes caminarte la Av. Cevallos una vez termina el desfile, pues al terminar éste la fiesta de la carioca (espuma de carnaval) empieza en la calle, todo aquel que pasea por allí lleva en las manos al menos un bote de espuma de carnaval para defenderse de sus «adversarios» en la guerra del carnaval. La verdad es que si no tienes problema con que te llenen de espuma lo pasas muy bien, conoces gente, te ríes una barbaridad y llegas a divertirte mucho con un montón de desconocidos.

Y no podía faltar la gastronomía de la ciudad: lo que no puedes dejar de comer en Ambato es un buen plato de hornado. Que caminando lo encontrarás por todas partes.

Y ése fue mi día de carnaval en Ambato, que no cumplió con lo planificado pero que bien superó mis expectativas con creces.

Recomendaciones:

Si lo que quieres es ir a ver el desfile sí o sí, debes tener en cuenta estas recomendaciones.

No hagas un viaje de ida y vuelta, pues según nos contaron los lugareños, las personas madrugan a eso de las 6am a coger puesto en las diferentes tribunas que se montan a lo largo de la Avenida Cevallos. Así que lo mejor es dormir en Ambato de modo que al día siguiente puedas madrugar a buscar tu ubicación.

Una buena opción de hospedaje para los que van a ver el desfile es definitivamente el Hotel Emperador, pues su acceso es justo en la Avenida Cevallos. Así puedes pedir una habitación con vista a la avenida o ocupar lugar en la tribuna del hotel.

Ve con la camisa del carnaval puesta, así disfrutaras un montón de tu estadía en esta ciudad en la que, a diferencia del resto del Ecuador, sólo juegan con espuma de carnaval.