Es hora de conocer un poco sobre el guayaco…

El guayaco es una especie única con cosas únicas. Así que si dentro de tu itinerario está visitar a la Perla del Pacífico, debes saber una cuantas cosas para que no quedes como gil con los guayaquileños. 

El guayaco y la sopa con ventilador

La gastronomía es una de las cosas más importantes cuando viajas. En Guayaquil encontrarás platos típicos muy ricos y nada exóticos. Es decir, habrán cosas que no has probado nunca, pero no te encontrarás con culebras o cosas por el estilo. Podrás disfrutar de un rico bolón o de un majado de verde con bistec de carne o hígado. De una deliciosa guatita o de un rico arroz con menestra y carne asada y… ¡la lista ahí no termina!

Pero debes saber que hay algo que nunca, nunca falta en los almuerzos del guayaco: una deliciosa sopa o caldo. Sí, es correcto, Guayaquil es conocido por sus muy famosos caldos, como son: el caldo de bola, el caldo de pata o el caldo de tronquito (caldo del miembro del toro).

Y lo que en realidad llama mucho la atención de esto es que el verdadero guayaco necesita tomar ese caldo a punto de ebullición; si no está quemando, no le encuentran la gracia y tú te dirás: «bueno, un caldo tibio no tiene mucha gracia… pues te comento que  ese caldo bien caliente se lo toma a la hora del almuerzo, que es entre las 12 y las 2, que da la casualidad que es la hora de máximo calor de la ciudad. A veces suele llegar hasta los 35º centígrados. ¡Ya te imaginarás! La experiencia transcendental de probar estos caldos en Guayaquil es una mezcla exótica de calor y sudor. Como la canción…

La mayoría en casa lo hace usando un ventilador que los refresque, pero cuando te toca comer en la calle tienes que hacerte al dolor. El guayaco que se respeta suele decir que es de peladas eso de tomar sopa con ventilador.

El guayaco enamora así

Esto sí que es una historia laaarga… pero trataré de resumirla lo mejor posible.

Antes debes entender que el guayaco es galán de nacimiento, así que prepárate para los piropos de ida y vuelta. Y si le paras bola a sus piropos debes entender que el man empezará a palabrearte, es decir, que meterá carpeta y te atarzanará desde el primer momento, pues no dejará chance a que ningún cruceta te levante.

Pero mejor conoce el proceso de enamoramiento de un verdadero guayaco… ¡Para que no te tome de sorpresa!

El guayaco tasa

Normalmente, el guayaco galán ataca en las fiestas o reuniones de amigos. Allí hacen los típicos grupos de hombres para tasar a las peladas que él quisiera levantarse. Y bueno, no te creas que son sólo los hombres, las guayacas hacen exactamente lo mismo.

El guayaco palabrea

Una vez seleccionó a la presa, el guayaco se dedica a palabrearla metiendo carpeta. Así como… cuando buscas un trabajo, ellos venden sus mejores cualidades para que la pelada le de el «SÍ».

El guayaco vacila

Si la pelada acepta tu palabreo, empiezan a vacilar, no te confundas esto aún no es un romance formal, es solo un ir y venir de salidas casuales sin compromiso.

El guayaco amarra

Si en el vacile todo va bien y la pelada considera que el pelado marca tarjeta correctamente, pasan a la siguiente fase… ¡La del amarre!, que esa ya es una relación formal. Pero el guayaco aún tiene mucho trabajo pues le sigue la etapa de…

El guayaco come la oreja

El guayaco en poco tiempo se cansa de ir por la vida de manitos sudadas con la pelada y el es un man avión el quiere acción. Así que empieza a comerle la oreja a la pelada para que afloje, hay muchas relaciones que se terminan en esta etapa ya que al guayaco no le gustan las reverberos, y al más mínimo indicio de esto, termina el amarre. Las grillas también son motivo de terminar, pero en otra ocasión les cuento más sobre ellas. Por otra parte, son muchos los que lo consiguen pues el guayaco es de labia maldita. No hay una man que no se afloje con su verborragia. Y bueno, ya con esto el guayaco se mete y la man se convierte en…

El guayaco convierte a la man en la propia

La propia es esa mujer que ya paso más allá del amarre ya están a un paso del matricidio, y eso la hace merecedora de ser LA PROPIA, la primera dama pues. Y esto significa que sin lugar a dudas se aproxima el matricidio.

Y bueno… ¡este es el proceso de armar pareja para un guayaco! Pero, luego de esto vienen dos fases que no a todos los guayacos les gusta reconocer, pero existen. El guayaco siempre se la tira de avión, pero en realidad en cosas del amor resulta ser que toda su shabroshura termina por le piso pues en realidad las que mandan son las Guayacas. ¿Por qué? Porque hay guayacos que terminan:

El guayaco embrutecido

Ese momento que un guayaco queda deslumbrado por la belleza de una guayaca y se engrupe tanto que ya no le para bola ni a sus amigos, incluso aunque ella no le pare bola.

El guayaco calzoneado

Luego están aquellos que se embrutecieron, pero aquí la chica sí paro bola y terminaron en… ¡MATRICIDIO! Pero, una vez viven juntos él no hace nada que no sea del consentimiento de su esposita. Este guayaco está en la etapa del calzoneado o mandarina.

Nuestro propio idioma

Sí, ya lo se… entendiste menos de la mitad de lo que te acabo de contar y es que los Guayacos tenemos nuestro propio idioma, aquí te dejo un mini diccionario del lenguaje Guayaco para enamorar.

1.- Parar bola: Prestar atención a alguien.

2.- El man: El chico, el hombre.

3.- La man: La chica, la mujer.

4.- Palabreo: Hecharle cuento a alguien para convencerlo de algo.

5.- Metiendo carpeta: Seduciendo a una persona.

6.- Atarzanar: No dejar espacio a que nadie se acerque a la persona que estás conquistando.

7.- Chance: Dar espacio.

8.- Cruceta: Aquel que intenta meterce en un proceso de palabreo.

9.- Levante: Persona que se convierte en vacile.

10.- Tasar: Buscar a quien conquistar.

11.- Marcar tarjeta: Portarse bien en el inicio de una relación.

12.- Vacile: Romance sin compromiso.

13.- Amarre: Romance formal.

14.- Manitos sudadas: Enamorados que solo se dan besitos y van al cine.

15.- Comiendo la oreja: Cuando un hombre trata de convencer a una mujer que afloje.

16.-  Aflojar: La prueba de amor… tener sexo.

17.- Labia maldita: Esa amplia palabrería de la que gozan lo Guayacos.

18.- Avión: Sabido, pilas.

19.- Engrupido: Enamorado hasta la médula.

20.- Mandarina: Aquel que hace y dice las cosas como le dispone su mujer.

Pasando el Chuchaki

Lo Guayacos, son grandes !farreros! Las farras pueden llegar a ser interminables. Y casi siempre terminan a las seis de la mañana. Y obvio, después de tanta farra llega el chuchaki (resaca) y nada es mejor para pasar el chuchcaki, que un buen plato de encebollado y una heladita vestida de novia. Es decir una sopa de pescado con yuca y una cerveza casi granizada. 

Caminando rápido

Guayaquil es una ciudad grande con un clima muy caliente y húmedo, eso ha hecho que los Guayacos seamos personas de andar rápido. ¡Pero rápido! nadie quiere caminar despacio en una ciudad donde hay mucha gente y que el sol al medio día se pone insoportable, entonces cuando sales de Guayaquil, como yo que ahora vivo en Quito, se vuelve un poco desesperante caminar en las calles, pues en Guayaquil, todo va deprisa. Así que prepara tus piernas para evitar que te empujen.

Los aviones urbanos del guayaco

No te creas que es que somos una super élite que tiene aviones para transporte urbano, ¡NO!, tenemos los comunes y conocidos buses de toda la vida. Pero estos manejan a tal velocidad que parecen aviones, tanto que si no eres local te costará subir o bajar del bus, pues estos no paran completamente en algunos casos. El guayaco ya está acostumbrado y tiene el punto cogido, pero eso es gracias a años de adiestramiento en los buses urbanos, así que… si te toca coger bus en Guayaquil debes pararte al menos dos cuadras antes de tu destino y pedirle unas tres veces al chofer que pare bien, no omitas el bien porque si no, lo hará de seguro como de costumbre.

El lejano oeste

Y bueno esta última cosa es para desmitificar aquello de que Guayaquil es la ciudad más peligrosa del Ecuador. Guayaquil es una ciudad peligrosa como cualquier otra del mundo.

Nunca voy olvidar cuando llego una amiga española por primera vez a Guayaquil y, casi cuatro horas después de estar en el centro de Guayaquil estamos comiendo en un chifa y me dijo, «pero Guayaquil ha sido una ciudad normalita, yo esperaba casi estar en el lejano oeste, porque todo lo había escuchado era que los delincuentes hacen lo que les da la gana aquí» no me quedo más que reír y decirle «lo estas comprobando por ti misma, es una ciudad como cualquiera».

No quiere decir esto que no debas tomar tus precauciones y obviamente como cualquier ciudad del mundo tiene zonas a las que ni los guayacos van a hacer turismo.

Y esto es todo, puede que se me pasen cosas que te sirvan en tu próxima visita a Guayaquil así que si tienes dudas pregúntanos. Y si eres guayaca y crees que hay algo que faltó, ¡cuéntanoslo!

Posdata del guayaco

Imagino que, si no eres guayaco, desde que empezaste a leer este artículo te estas preguntando que rayos es «gil». Sencillo: gil es tonto. Si quieres conocer más del dialecto guayaco, espera pronto el mini-diccionario guayaco. // MM · DK